Masaje para el adulto mayor

El masaje geriátrico es un complemento efectivo y especifico en el proceso de la
vejez, interviene por medio del contacto sensible, sutil, con técnicas y manipulaciones que estimulan los procesos fisiológicos y orgánicos a mejorar su funcionamiento evitando el deterioro, proporciona salud física y emocional. El masaje es una forma ideal para mantener la calidad de vida de las personas mayores, no sólo porque satisface la necesidad de contacto físico que existe en esta etapa de la vida, sino también porque ayuda a minimizar algunos de los problemas más comunes que aparecen con la edad

Beneficios del masaje para el adulto mayor

  • Ayuda a disminuir las molestias de la artritis.
  • Ayuda a disminuir las molestias del reumatismo.
  • Ayuda a disminuir las molestias de la pérdida de elasticidad de los cartílagos.
  • Ayuda a disminuir las molestias causadas por la digestión lenta.
  • Combate la ansiedad y la depresión.
  • Mejora el funcionamiento de los órganos internos.
  • Ayuda a prevenir el insomnio.
  • Ayuda a aumentar la circulación sanguínea y linfática.
  • Elimina la tensión muscular.
  • Aumenta la movilidad.
  • Y muchos de otros beneficios.

Contraindicaciones del masaje descontracturante

El masaje geriátrico no tiene contraindicaciones, pero no debe emplearse si hay: fracturas, áreas inflamadas, hematomas, úlceras de decúbito abiertas o sin sanar, venas varicosas, cirugías recientes, dolor agudo importante, trastornos cardíacos, algunos tipos de cáncer (sobre todo en procesos de quimioterapia), antecedentes de formación de coágulos sanguíneos o tratamientos farmacológicos con anticoagulantes, ya que aumenta el riesgo de sangrados bajo la piel. Si es vigoroso, puede asociarse a sangrados de órganos vitales, como el hígado, y a la formación de coágulos sanguíneos.